La superpoblación de precandidatos a la gobernación bonaerense tanto en el Frente para la Victoria como en el Frente Renovador, exige a los contendientes un esfuerzo extra para instalarse. Eso es lo que trató de hacer Julián Dominguez cruzando a quien se perfila como el principal oponente desde el massismo.

El presidente de la Cámara de Diputados, entonces, cruzó al diputado nacional Francisco De Narváez, quien había asegurado que había 120 mil "docentes ñoquis" en la Provincia de Buenos Aires, y destacó que "el futuro se juega en las aulas y por eso la educación no es un gasto".

"El futuro de la Provincia se juega en las aulas y por eso la educación no es un gasto, como cree algún candidato de otra fuerza que dijo que va reducir la cantidad de docentes. La educación es un valor y requiere mucha más inversión", sostuvo el precandidato a gobernador bonaerense por el FpV.

"Para nosotros la educación es el fundamento de nuestros sueños, porque vemos en ella el camino para la realización de cada persona, la vía para fortalecer la democracia y la solución contra la exclusión social", resaltó Domínguez.

Asimismo, el exministro de Agricultura afirmó que el sistema educativo argentino "se ha robustecido y muchos pibes han vuelto a la escuela", aunque admitió que "todavía quedan muchos más por recuperar e incluir en la Provincia".

"Hay que adecuar la carrera docente a las exigencias del siglo XXI, poniendo todo el apoyo estatal al servicio de la formación, e incorporando la capacitación en tecnologías de la información y la comunicación", concluyó el precandidato a la Gobernación bonaerense.