Antes o después de las elecciones parece que nada cambia en el massismo que sigue con serios problemas para poder controlar y contener a su tropa.

En este caso quien da un salto a otro espacio político es la diputada provincial del Frente Renovador María Elena Torresi que oficializará su pase a las filas de Cambiemos.

Torresi se convertiría, entonces, en la primera baja post elección para el massismo, aunque también está en duda el futuro de Alberto Roberti, jefe de bloque de diputados nacionales massista que está a un paso de saltar, pero en ese caso al sciolismo.

La salida de Roberti fue anticipada por el garrochazo de su mujer, Mónica López que días antes de los comicios resolvió blanquear su apoyo a DOS y plantar a Sergio Massa.

Lo de Torresi, al igual que lo de Roberti, tiene un antecendete familiar. Es que Osvaldo Mércuri, esposo de Torresi, fue candidato a parlamentario del Mercosur por Cambiemos. Además su hijo, Gabriel Mércuri, también fue postulante a intendente por ese espacio en Lomas de Zamora, donde cayó frente al actual jefe comunal, Martín Insaurralde.

Con la incorporación de la ex massista el futuro nuevo bloque de Cambiemos pasaría a tener 28 diputados y no 27 como fijó la elección para el 10 de diciembre.