La jueza Servini de Cubría ordenó actuaciones para investigar a la compañera de fórmula de Esteban Bullrich. Buscan comprobar que la candidata macrista cometió el delito de administración fraudulenta en su paso como interventora del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos. El clon de Vidal en problemas por el manejo de dinero de los trabajadores.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal apostaron por Gladys Gonzalez para hacer binomio con Esteban Bullrich en la Provincia de Buenos Aires por dos atributos fundamentales. Por un lado mostrar "una luchadora contra las mafias sindicales" y por otro recrear un clon de Vidal (algo que está en plena construcción).

El primer argumento tiene que ver con el paso de la actual titular de la ACUMAR como interventora judicial del SOMU, gremio que comandó el, ahora preso, Omar "Caballo" Suarez. Sin embargo, mientras más detalles se conocen, su gestión en la organización sindical parece tener más sombras que luces y ya la justicia puso los ojos sobre su desempeño.

En las últimas horas el portal InfoGremiales dio a conocer que la Jueza Federal María Romilda Servini le dio impulso a una causa que investiga a la blonda candidata por administración fraudulenta. En el oficio de la magistrada se piden acciones para dilucidar si Gonzalez cobró dos salarios (como diputada y como interventora) y si fue la responsable de “formalizar, instrumentar y ejecutar negocios personales o a favor de terceros” en perjuicio del SOMU y de sus afiliados.

En la causa se acusa a la compañera de fórmula de Bullrich de desembarcar en el gremio con un troupe de personal que le generaban al sindicato un gasto de $1.674.470 mensuales. Además, se pide investigar a esa "burocracia pro" por la utilización de las instalaciones, los rodados, el manejo financiero y la contratación de la empresa Deloitte para la realización de una auditoría externa por $ 1.200.000, de dudosa realización.

También señalan al clon de Vidal por la rubricación de un contrato celebrado por Gonzalez con la empresa Amnel, a quien se le encomendó la realización de obras por $ 671.000 en el hotel del SOMU en la localidad de Villa Gesell, un contrato con la empresa Seicar Servicios de Limpieza S.A. por un año para el inmueble del SOMU (sin compulsa de precios), y un contrato con Security Empresariales SRL por $ 183.000 (sin IVA), por un año (hasta septiembre de 2017) para brindar servicios de seguridad.

Ahora, mientras encara formalmente la camapaña, Gonzalez deberá dar cuenta a la justicia sobre lo actuado en el SOMU donde, según estimaciones gremiales, manejó fondos por unos $25 millones mensuales.