En tiempos en que los principales dirigentes de los boinas blancas coquetean y cierran alianzas con el massismo y el macrismo, el diputado bonaerense, Eduardo Santín, anunció que no seguirá perteneciendo al bloque de la UCR y formará otro unipersonal en Diputados.

“El radicalismo renunció a las banderas democráticas, latinoamerinistas y de justicia social que alguna vez tuvo y que me llevaron a mí a adherir a esta fuerza. El objetivo que persigue la conducción de la UCR es armar otra Unión Democrática y ser una variante del caprilismo en la Argentina”, sostuvo el diputado, hombre de las entrañas ex senador Leopoldo Moreau, hoy en día cercano a las filas del kirchnerismo.

De hecho, la decisión de Santín llega junto cuando un grupo de afiliados al centenario partido comenzó una campaña de recolección de firmas para expulsar a Moreau en función de las posturas cercanas al oficialismo.

Si bien, el bonaerense aseguró que no tiene intenciones de sumarse al Frente para la Victoria, reconoció “algunas coincidencias con el Gobierno y varias disidencias en muchos temas. El problema es que la UCR debe constituirse como alternativa política al oficialismo en vez de ser un instrumento de las corporaciones”, sostuvo.

También vale remarcar que antes de tomar la decisión, el bonaerense fue muy crítico de la posición de su exbloque de no debatir la reforma de la ley de Inteligencia que recibirá sanción definitiva la próxima semana en la Cámara de Diputados.

Pero, Santín ya se había diferenciado del resto de sus colegas de la UCR en la votación de la ley de pago soberano de la deuda y de la normativa para la elección de legisladores del Mercosur.

Por su parte, aclaró que no renunciará al partido, si bien estima que “ha perdido sus banderas históricas” al aliarse “a sectores conservadores que, en definitiva, han dañado los procesos democráticos de la Argentina”.

Además, en una carta publicada en su página web, el legislador explicó que decidió dejar su banca por la UCR “para sacar presión al bloque y a mí”, con el convencimiento de que “hay otro radicalismo que no expresa la conducción de hoy que ha puesto al partido a precio de remate”.

Si bien su monobloque aún no tiene nombre, anticipó que aludirá al Movimiento Nacional Alfonsinista en el que milita y que tiene como referente a Moreau.