El enfrentamiento entre López y Roberti con De Narváez no es nuevo sino que viene desde el momento en que “El Colorado” decidió lanzarse como contrincante por la gobernación de Buenos Aires por el espacio massista.

Sin embargo, llegará a su clímax el próximo sábado cuando la diputada provincial y precandidata a suceder a Daniel Scioli y el diputado nacional y sindicalista petrolero peguen el faltazo a la cumbre partidaria convocada por el propio Sergio Massa para el próximo sábado con el propósito de ordenar la tropa y redefinir estrategias electorales para las campañas nacional y bonaerense.

“Nosotros no vamos a concurrir, estamos fuera y enfrentados a esa postura que se quiere discutir en ese encuentro”, aseguró Roberti en referencia a la cumbre donde se espera que el líder del Frente Renovador defina quiénes son los candidatos a la gobernación.

Y agregó que “De Narváez no puede participar en este proceso interno, acaba de llegar, para nosotros es condición sine qua non que no esté, que se vaya”, remarcó el diputado nacional.

En tanto, amenazó con que el próximo sábado no serán los únicos “rebeldes” que no asistirán a la cumbre: “no vamos a ser los únicos que no participamos, porque hay muchos que están descontentos con el avance de De Narváez”.

No obstante ello, el diputado nacional negó que esa decisión implique una renuncia al Massismo. “No pensamos en irnos, salvo que nos echen”, manifestó con sarcasmo.

En el congreso partidario, que se desarrollará en el Club Alemán de Villa Ballester a partir de las 11:00, Massa buscará encontrar un mecanismo de selección interna para achicar de cinco a dos las precandidaturas a la gobernación bonaerense, con lo cual se estima que quedarían en carrera los diputados Francisco de Narváez y Darío Giustozzi y confinados el diputado y exmandatario Felipe Solá, la diputada provincial Mónica López y el intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino.