Cuando estaba todo encaminado para un inicio de ciclo lectivo sin conflictos, la situación se complejizó. Es que los docentes nucleados en la Federación de Educadores de la provincia de Buenos Aires (FEB) rechazaron esta mañana el aumento salarial ofrecido por el gobierno provincial, que eleva el sueldo inicial de un maestro a 7.000 pesos, y convocaron a un paro de 72 horas.

La medida se resolvió en un Congreso Extraordinario de la FEB que sesionó desde las 10 en La Plata para poner en consideración la oferta de recomposición salarial propuesta por el gobierno de Daniel Scioli.

En ese marco, y luego de desestimar la oferta los docentes convocaron a un paro de 72 horas a partir de este lunes, en coincidencia con el inicio del nuevo ciclo lectivo.

El rechazo de la FEB se suma a la negativa del gremio moyanista UDOCBA anunciada días atrás en reclamo de una discusión sobre un sueldo básico inicial en torno a los 9.000 pesos.

Por otra parte, los representantes de SUTEBA, SADOP y AMET, comunicaron hoy la aceptación de la propuesta del Ejecutivo bonaerense. Eso hacía prever que sería bien recibida la propuesta por todos los sindicatos del Frente Gremial Docente.

El rechazo de los docentes de la FEB se centró en que la última propuesta provoca un achatamiento de la pirámide salarial, por lo cual un docente que recién se inicia va a ganar casi lo mismo que uno con 10 ó 15 años de antigüedad.

En efecto, en abril de 2015, un docente que recién inicia su carrera (Maestro de Grado sin antigüedad) ganaría 7000 pesos de bolsillo.

En tanto, un docente con 10 años de carrera cobrará 7106 pesos, es decir apenas una diferencia de 100 pesos.

Algo similar sucede con un docente con 15 años de antigüedad, que tendrá un incremento de 500 pesos en relación a uno que recién comienza.

La titular de la FEB, Mirta Petrocini, destacó que "fueron los docentes en cada distrito quienes analizaron la propuesta, tomaron esta decisión y con la firmeza van a sostenerla".

En este sentido, afirmó que "se tejen muchas hipótesis en cada negociación y se le quiere hacer creer a los docentes que los dirigentes somos los que terminamos aceptando las propuestas a sus espaldas. Hoy queda más que claro que la FEB respeta la voz de sus afiliados y son ellos quienes definen".

Además, la presidente del gremio indicó que "los docentes rechazaron que la prepuesta se efectivice en dos tramos y que termine desvirtuando la carrera docente", al tiempo que recordó que "el Congreso pasó a un cuarto intermedio y la próxima semana podría definir la continuidad del plan de lucha".