El presidente Mauricio Macri realizó actos en varias provincias en los últimos días: Tucumán, Misiones, Santa Fe, Corrientes y Jujuy. Ante un posible escenario adverso en Buenos Aires, Cambiemos quiere ahora nacionalizar la elección para mostrar que "se ganó en todo el país".

Atrás quedaron los días en los que el presidente y sus principales funcionarios intensificaban sus salidas a la provincia de Buenos Aires, donde se concentra casi el 40% del electorado argentino. Desde el búnker amarillo aceptan que fue un error "provincializar" la disputa electoral y polarizar con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Por eso, Cambiemos optó por un cambio en la estrategia. Ocurre que la mayoría de las encuestas muestran a la candidata opositora, de Unidad Ciudadana, en el primer lugar de la intención de votos de los bonaerenses. Incluso un sondeo difundido por el consultor Jaime Durán Barba la pone a CFK dos puntos por encima de Esteban Bullrich.

Así las cosas, el oficialismo pretende concentrar la comunicación del "día después" de la elección en lo ocurrido a nivel nacional. Cambiemos es la única fuerza que compite en todas las provincias. Sin dudas, podrá mostrar que esa alianza tiene más votos que cualquier otro a nivel nacional. Ahora: ¿Cómo quedará la polarización con el kirchnerismo si esa fuerza vence en Buenos Aires? Una pregunta que se ocuparán de responder las urnas.