La mandataria de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ordenó por decreto 1500 jubilaciones de oficio, junto al y el director general de Cultura y Educación, Alejandro Finocchiaro.

Gremios docentes presentaron una medica cautelar para frenar la decisión de la gobernadora bonaerense por calificarla de arbitrarias y sostener que "vulnera derechos".

Ante el pedido de la gremial docente, la Justicia en lo Contencioso Administrativo de La Plata suspendió las resoluciones de la Dirección General de Cultura y Educación.

En total, la suspensión de oficio alcanzaba a unos 1.500 docentes y 400 auxiliares que realizan tareas pasivas y que cumplen con los requisitos para retirarse de la actividad.

La medida la adoptó la jueza María Ventura Martínez, al hacer lugar a un planteo del Frente Gremial Docente y ordenó la suspensión de la aplicación de las resoluciones 204 y 220 de la cartera educativa por las que se disponía el cese de oficio para docentes.

Según informó la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), la decisión judicial suspende los plazos y tiene carácter de precautoria hasta tanto se resuelva el planteo definitivo.

Además de la FEB, la presentación había sido hecha por el Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación (Suteba), la Unión de Docentes Argentinos (UDA) y los técnicos de AMET.

El Frente Gremial Docente, sostuvo cuáles fueron sus motivos para el rechazo de la medida por parte de Vida.

En principio destacaron que se oponen a  "la aplicación arbitraria y dañosa de las jubilaciones de oficio". Por otra parte, enunciaron la necesidad de la falta de entrega del  Código Jubilatorio; el cese compulsivo al 30 de junio de 2016; la pérdida del cobro del FONID; la imposibilidad de acceder al mejor cargo; la pérdida del aguinaldo; la jubilación por ANSES, entre otros derechos adquiridos.