"En noviembre pasado Cristian Ritondo me pidió opinión sobre mi experiencia con Bressi y le conté que lo recordaba como subcomisario y que lo había sancionado porque teníamos una altísima sospecha por un tema de cohecho", relató Solá en declaraciones a radio Del Plata, al tiempo que recordó que "tenía muy buenas clasificaciones y había sido muy buen integrante del grupo Halcón".

También remarcó que Bressi "intervino en mediación de secuestros con éxito" y que "el problema (de supuesto cohecho) apareció vinculado con eso".

"Lo pide la Embajada", continuó el ex gobernador bonaerense al referirse a la respuesta de Ritondo, y aclaró que se trataba de la embajada de los Estados Unidos y más precisamente "de la DEA".

En ese marco, Solá dijo que advirtió: "Si querés combatir el narcotrafico y pensás que los objetivos de un gobernador son los mismos de la DEA, o no entendiste nunca nada o sos un zonzo. Elegí, porque los objetivos de la DEA son totalmente diferentes: se vale de infiltrarse y a cada rato vas a decir 'este es el capo de la droga que hay que detener' y no lo vas a encontrar porque es un buchón de la DEA".

El legislador agregó además que al organismo estadounidense "le importa un rábano el paco en los barrios pobres" porque "está para otras cosas", como "la relación entre las grandes bandas de acá y los grandes carteles de México, por ejemplo".

También resaltó que durante la reunión con Ritondo le recomendó "que no hubiera un jefe de policía" sino "un comando" y que "podía haber dos o tres subsecretarios que dominaran la jefatura, y que se apoyara mucho en departamentales para no centralizar".

Solá confió que su opinión contraria a "nombrar a alguien de la DEA" se la transmitió a la propia gobernadora María Eugenia Vidal antes de asumir y recordó que Bressi "fue el jefe de narcotráfico de Scioli (Daniel) hasta el 10 de diciembre pasado".

"Lo mío fue una respuesta práctica, no ideológica. Le dije con qué iba a tener que lidiar", finalizó el diputado, quien afirmó que guardó "discreción durante seis meses" hasta que Elisa Carrió lanzó la imputación contra el máximo jefe policial.