El matrimonio massista Roberti-López no se aguanta más a Francisco De Narváez. Desde que oficializó su desembarco en el Frente Renovador, ambos le tiran con artillería pesada constante. Ahora, el petrolero aprovechó el fracaso –al menos por el momento– de las negociaciones entre el PRO y el Frente Renovador para congeniar en las PASO y le pidió a través de las redes sociales que se baje.

“Ahora que (Mauricio) Macri y (Emilio) Monzó oficializaron que no quieren acordar, algunos deben pegarse un baño de humildad” tuiteó el lunes el diputado nacional Alberto Roberti y arrobó en el mensaje al líder del FR, Sergio Massa, y a su esposa y precandidata a gobernadora, Mónica López.

Además acusó a De Narváez de que "se quiere bajar y acordar con mm (Mauricio Macri) su candidatura a gobernador. Es un mercenario total”, lo atacó en otro tuit que le dirigió al periodista Gustavo Sylvestre.

Las declaraciones de Roberti se complementan con las de su esposa que salió a marcar su desacuerdo con la posibilidad de hacer un acuerdo con el macrismo.

“Me parece una locura total. No tenemos nada que ver con el PRO ni con Carrió", señaló. Y agregó sobre su competidor en las PASO para la gobernación bonarense: "Inclusive De Narváez no tiene nada que ver con el Frente Renovador".

"De Narváez quiere meter a todos en la misma bolsa para ungirse como candidato, y De Narváez no es el Frente Renovador. No pensemos que el Frente Renovador es De Narváez porque estamos fritos", señaló, en diálogo con radio América.

Sin embargo, el ‘Colo’ no es el único dentro del massismo que brega por un acuerdo con el PRO. El intendente de Olvarría, José Esverri, también hizo público su deseo de que el FR lleve su autodenominada “ancha avenida del medio” hacia el margen derecho que ocupa el macrismo.

Así las cosas, el nivel de conflicto que suscita para el tándem Roberti-López la presencia de De Narváez alimenta inevitablemente la posibilidad del portazo. Sobre todo si se tiene en cuenta que los saltos con garrocha están a la orden del día en el espacio renovador.

Consciente de ello, el tigrense le dio a Roberti la conducción del bloque de Diputados nacionales, un gesto importante a la hora de contenerlos. Lo cierto es que, al igual que el emigrado dirigente de Brown, López y su marido nunca estuvieron conformes con la llegada del Colorado y esa herida está lejos de saldarse.