El sciolismo nacionalizó su campaña y ya son varias las señales de su kirchnerización, acaso como reacción al acercamiento en las encuestas del precandidato más cristinista, Florencio Randazzo.

Primero fueron los nuevos afiches de campaña con la sugestiva leyenda “Scioli para la Victoria”, y en los cuales el distintivo naranja dejó paso al celeste y blanco. Y también se sumaron los rumores sobre el actual ministro de Economía, Axel Kicillof, como posible vicepresidente de Scioli.

Ahora se sumó el pedido de la ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez, a que "Gran Bretaña cumpla con la resolución de Naciones Unidas y se siente a negociar por Malvinas".

Además la referente naranja agregó que "el compromiso por la recuperación de la soberanía" de las islas "es una política de Estado en Argentina y una causa de alcance regional y global".

Tras la reciente efeméride por la guerra de las Malvinas de 1982, el sciolismo retomó el reclamo histórico que el gobierno nacional viene manteniendo como bandera. En tal sentido, la ministra de Scioli afirmó: "Como ha dejado claro la Presidenta, la soberanía se construye sobre la paz. Inglaterra debe respetar la Resolución 2065 aprobada en 1965 por Naciones Unidas y reiterada luego en más de 40 oportunidades".

Para finalizar, Alvarez Rodríguez llamó a profundizar la reflexión sobre las atrocidades que se han cometido en Argentina, en un año electoral en el que se ponen en juego dos modelos de país, "uno de ajuste encarnado por el Jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri, y otro que apunta al desarrollo y a la continuidad de las políticas que benefician a los que menos tienen encabezado por Daniel Scioli".