El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, encabezó la conferencia de prensa sobre la situación epidemiológica en todo el territorio bonaerense y destacó las medidas tomadas en las últimas semanas, que llevaron a un descenso de los casos. En este sentido, se está evaluando la posibilidad de levantar las restricciones horarias, si se mantiene la baja en la curva de contagios.

Kicillof, junto a funcionarios de su gabinete, se reunió con intendentes de los destinos turísticos bonaerenses para evaluar los alcances de las medidas impulsadas y definir los pasos a seguir, tal como lo viene haciendo desde el inicio de la temporada.

En esta oportunidad, Kicillof expresó: “Los invito a todos y a todas, no solo a los y las bonaerenses, a que sigan disfrutando de la provincia de Buenos Aires, que fue el destino turístico más elegido de la Argentina. Siempre respetando los protocolos, las indicaciones y los cuidados”.

El Gobernador ponderó las medidas aplicadas para frenar el aumento de los casos de Coronavirus en la provincia, que pasaron de 1.300 por día a principios de diciembre, a ser 4.500 un mes más tarde. “Estábamos ante un crecimiento explosivo. Ahí fue que de nuevo decidimos apostar a la ciencia, nuestros expertos y el trabajo en conjunto para tomar decisiones perfectamente calibradas para combatir ese brote”, indicó.

El Gobernador hizo hincapié en que “hacía falta volver a tensar aquello que se había relajado, que eran los protocolos. Se habían relajado muchísimo estos cuidados. Decidimos hacer un llamado a la atención y a la solidaridad. Es la única forma de que los casos no aumenten. Por eso decidimos reducir algunas actividades”.

“Se hablaba de cerrar la temporada, impedir la circulación. Hicimos algo mucho menor, pero que fue efectivo. Estamos ante un éxito de esa medida. Veníamos con una duplicación cada 15 días, si seguíamos con ese ritmo íbamos a pasar a 9.000 casos promedio en la provincia”, aseguró el Gobernador.

Respecto a la continuidad de las restricciones impuestas, Kicillof confirmó que por el momento se mantendrán. “Si la baja se acentúa vamos a poder flexibilizar de nuevo, terminar con las restricciones. Esto no es un capricho, ni va a ser resultado de la presión de nadie. Si siguen los contagios, siguen los enfermos y siguen los muertos. Eso no lo vamos a permitir presione quien presione”, aseguró.