En Capital Federal, el macrismo está más tranquilo, ya que tiene el visto bueno del electorado y, casi con seguridad, no tendrá problemas para superar las próximas elecciones legislativas. En Buenos Aires, la cuestión es diferente y más caliente. Ocurre que hay una guerra abierta entre sectores más "peronistas" de Cambiemos versus el ala más pura de Juntos por el Cambio (JXC). En nombres: Elisa Carrió versus Cristian Ritondo. 

Por eso, hace días que Carrío viene amagando con presentarse en el principal distrito del país. Es su modo de meterse en la interna de Cambiemos. Además, disparó contra Ritondo, armador de esa fuerza en ese territorio. 

Sin pruebas, Carrió aseguró que Ritondo negocia con Sergio Massa y Máximo Kirchner para poner peronistas en las listas de JXC. "Esto lo tiene que explicar Ritondo porque es el que tiene la relación con Massa y Máximo", aseguró. 

Mientras tanto, hay que ver qué pasa con María Eugenia Vidal. La ex gobernadora guarda silencio sobre su futuro político y hay quienes la ven como sucesora de Horacio Rodríguez Larreta en Capital Federal. De cualquier modo, el macrismo necesita una figura fuerte en Buenos Aires si quiere lograr impacto en las elecciones de este año.