En el polémico aeropuerto de El Palomar, la low cost JetSmart tuvo dos incidentes en siete días. El último episodio generó la bronca de los pasajeros por las largas horas de demora tras una falla sufrida en el avión antes de su despegue.

El anterior incidente ocurrió el 4 de enero, cuando el vuelo JA1004 iba a partir hacia Santiago de Chile, pero el avión presentó desperfectos mecánicos y tuvo que ser cancelado. De esa manera, se acumulan las irregularidades en las empresas de “bajo costo” que el gobierno habilitó para operar en el país, al igual que viene sucediendo con Flybondi, la primera low cost que empezó a utilizar el aeropuerto de El Palomar.

El dueño de la norteamericana JetSmart es el multimillonario William Frank, quien durante la década del 90 fue unos de los partícipes del vaciamiento de Aerolíneas Argentinas. En las reuniones que mantuvo con el entonces mandatario, Carlos Menen, su lobby fue clave para la designación como presidente de la empresa nacional, Patricio Zavalía Lagos, que implementó un paquete de medidas que llevó a la quiebra a Aerolíneas y Austral.

El dueño de JetSmart se reunió en septiembre del año pasado con el presidente, Mauricio Macri, donde acordaron el ingreso de su empresa para operar en el polémico aeropuerto de El Palomar y sumar nuevas “low cost” que por medio de operaciones desleales buscan quitarle mercado y vuelos a Aerolíneas Argentinas, la empresa de bandera nacional.