La segunda denuncia llegó 48 horas antes de que la Cámara bonaerense aprobara el pedido de licencia por 60 días que presentó el diputado bonaerense macrista Manuel Mosca el pasado 29 de abril. Mosca es un hombre clave de María Eugenia Vidal en la Legislataura: es, nada menos, que el titular de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. 

La mujer (a la que se nombra como C.E. en la denuncia para reservar su identidad) ejerce un cargo político dentro del oficialismo, en una localidad del interior bonaerense. Según informó PERFIL, siguió el camino de la primera denunciante y dejó todo asentado ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Allí relató acosos que habría sufrido años atrás y no se habría tratado de un único momento.

La primera denuncia fue realizada el sábado 27 de abril. El lunes 29 fue Mosca quien se acercó a la fiscalía de Álvaro Garganta y presentó una denuncia por “extorsión”.

El juez Félix Igarzábal del Juzgado Civil N°8 determinó que el legislador no puede acercarse ni tener contacto alguno con la denunciante.