Se suman a los 122 cesanteados este año. En esta oportunidad, los trabajadores no fueron notificados, se enteraron del despido este jueves cuando al poner su dedo para el reconocimiento dactilar notaron que sus huellas habían sido borradas.

Al respecto, Jorge Yabkowski, médico presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), expresó: “Hoy, en el curso de una reunión del Consejo Ejecutivo Nacional de FESPROSA que se estaba dando dentro del Hospital Posadas - de El Palomar, el más grande del país y el único dependiente de Nación - en apoyo a la lucha de los trabajadores, se conocieron no menos de 30 nuevos despidos, entre los cuales se encuentran médicos de planta de distintas especialidades, reconocidos y con más de 10 años de antigüedad.

“Son pediatras, diabetólogos, terapistas, que instrumentados desde el Ministerio de Modernización (nacional) y con la complicidad y el silencio del Ministerio de Salud (nacional), fueron dados de baja de manera intempestiva y sin comunicación previa a los damnificados”, explicó Yabkowsky.

Siguiendo esa línea argumentativa, el dirigente sindical de los galenos, relató: “Hoy, cuando llegaban, sus huellas dactilares habían sido borradas de la identificación de personal y eso significaba que estaban despedidos. Este grado de deshumanización y brutalidad que el gobierno de Mauricio Macri está instrumentando en el hospital más grande de la Argentina profundiza la política antisindical y antisanitaria que lo viene caracterizando”.

En el curso de la reunión - de hoy en el Posadas - se realizó un acto solidario de todas las provincias con la CICOP Posadas (Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires - Seccional Hospital Posadas), los delegados y los despedidos, y en el curso de la reunión la policía irrumpió en dos oportunidades, intentando impedir la continuidad de la reunión, poniendo barreras entre los que salían por alguna razón del aula, impidiendoles su retorno. Esto motivó una fuerte tensión con las fuerzas de seguridad, que finalmente, con la valiente actitud colectiva, pudo superarse y la reunión llegar a su término.