En medio de un clima de malestar entre los trabajadores de la educación, el gobierno bonaerense convocó a la segunda reunión paritaria docente para este miércoles al mediodía.

El primer encuentro se realizó hace unos días y los gremios docentes exigieron durante la negociación la recuperación del poder adquisitivo perdido el año pasado, cuando Vidal cerró por decreto un aumento del 32 por ciento cuando la inflación se ubicó por encima del 45 por ciento.

Desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) ponen sobre la mesa esa condición para analizar la propuesta de los funcionarios de Vidal para este 2019 que consiste en la activación de una cláusula gatillo automática acorde a la evolución inflacionaria.

“Los gremios integrantes del FUDB ratificamos que la pérdida de poder adquisitivo del salario del año 2018 alcanza el 15,6% y que no es posible encarar negociación alguna sin el reconocimiento de la totalidad de ese porcentaje que impacta en nuestros haberes. Es la gobernadora quien debe dar una respuesta en este sentido y garantizar el inicio de clases en su provincia” sostuvieron desde el Frente Docente.

Lo cierto es que, en caso de no haber una respuesta concreta al reclamo docente, el inicio del ciclo lectivo previsto para el 6 de marzo se torna cada vez más complejo, teniendo en cuenta los antecedentes del 2018 y el desgaste de la relación de los gremios con la gobernadora Vidal.