Tras los anuncios de la Gobernadora por la quita de los impuestos provinciales en las boletas de los servicios públicos, llegó un nuevo aumento que golpea a la economía de los bonaerenses.

Los vecinos de la provincia de Buenos Aires que tengan a AySA, principalmente en el primer y segundo cordón del Conurbano tendrán un aumento promedio de un 26% en sus tarifas. Mientras que en La Plata y Bahía Blanca, la suba llega a un 40%.

De esta manera, los bonaerenses volverán a tener que sufrir las consecuencias de un nuevo aumento. Ésta vez se trata del servicios de agua potable, tras el anuncia de AySA y ABSA de llevar adelante un "reajuste tarifario".

Se trata de un "aumento diagramado" en las audiencias públicas de febrero que se llevaron adelante en La Plata y Bahía Blanca, donde se programó un incremento de hasta un 40% promedio en el servicio de agua potable y servicios cloacales.

Desde la empresa se informó que con la readecuación, la tarifa promedio de un usuario residencial será de 208 pesos por mes y por servicio, el de agua y el de saneamiento, que significará una factura de 416 pesos, en tanto que la tarifa mínima va a ser de 130 por mes y por servicio.

La eliminación de los subsidios debía entrar en vigencia el 1 de mayo de acuerdo a la Disposición 19 de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de 2017, pero la empresa solicitó que esa reducción del 25% en los valores tarifarios aplicables a usuarios de categoría residencial sea descontada gradualmente.