Un fuerte temporal de viento y lluvia que comenzó el domingo y continúa este lunes en Mar del Plata dejó a una decena de barrios sin energía eléctrica y provocó la caída de árboles, cables y algunas empalizadas.

Según informó el titular de Defensa Civil de Mar del Plata, Rodrigo Goncalves, en el municipio de General Pueyrredón se produjeron ráfagas de hasta 70 kilómetros por hora e intensas lluvias que provocaron "caídas de árboles, ramas y algunas empalizadas de obras en construcción".

De acuerdo al relevamiento realizado por la Empresa Distribuidora de Energía Eléctrica (EDEA), que avisó hace unas horas que ya hay cuadrillas trabajando para restablecer el servicio, los barrios afectados por los cortes de energía son Punta Mogotes, Fortunato de la Plaza, Colinas y Bosque de Peralta Ramos, Playa Chapadmalal, José Hernández, Pueyrredón, Las Dos Marías, Mar y Sol, Playa Los Locos, Martillo y barrio San Benito.

Además, en el día que coincidió con el regreso de la presencialidad en las aulas, se registraron voladuras de techos en las escuelas primaria 12 y la Técnica 5, mientras que otros establecimientos fueron alcanzados por cortes de luz o se vieron afectados por anegamientos de los accesos.

Si bien el panorama meteorológico se mostraba complicado desde el domingo a la noche, las autoridades municipales ratificaron el regreso a las aulas, lo que generó fuertes cuestionamientos por parte del bloque de consejeros escolares del Frente de Todos. “El contexto es muy complicado y hay un comité de contingencia y de crisis evaluando la situación. No entendemos cómo el intendente no llamó a la suspensión de clases”, dijo esta mañana la consejera Eva Fernández.

Según afirmó el meteorólogo José Javier Merlos, en diálogo con el portal 0223, la ciudad atraviesa un ciclón extratropical que se “formó tras el enfrentamiento de masas de aire, y se movió cerca de la costa atlántica bonaerense”. Este tipo de ciclones son sistemas meteorológicos de baja presión, que no presentan las características típicas de los ciclones tropicales ni de los polares, de vientos huracanados.