La alta funcionaria del gobierno de la provincia de Buenos Aires, Teresa García, afirmó este lunes que la posibilidad de que se establezcan aperturas y flexibilizaciones a partir del 17 de julio, cuando finaliza la etapa rígida del aislamiento social y obligatrio ante el crecimiento de contagios de coronavirus, se adoptará "siempre y cuando los contagios hayan bajado" dado que el actual es un momento "muy crítico".

En declaraciones formuladas a radio Provincia, la funcionaria planteó que el objetivo del endurecimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto para el área metropolitana entre el 1 y el 17 de este mes se adoptó con el propósito de "bajar la cantidad de contagios y extender los días de multiplicación porque había un crecimiento vertiginoso de contagios" de Covid-19.

En ese sentido, dijo que "mañana y pasado serán días claves para la consolidación de los números porque se cumplen 14 días" del comienzo de la cuarentena rígida.

Por ello, García estimó que el presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta "tomarán las decisiones aconsejados por los equipos epidemiológicos".

"Si bien vimos menos circulación de personas, menos gente en el transporte público, en vehículos particulares y en trenes, todavía no podemos mensurar la baja de contagios", remarcó la ministra.

Cuando se le preguntó si se analiza una apertura de actividades a partir del sábado, la funcionaria dijo que ello "se va a evaluar en base a cantidad de contagios en la mano porque estamos ante un momento muy crítico: hubo 10 días de muchos casos y mucha ocupación de camas".

"Vamos a ver si la curva se aplanó. El gobernador, el presidente y Larreta evaluarán cuáles cosas pueden flexibilizarse o abrirse siempre y cuanto los casos hayan bajado", remarcó.