El intendente electo de General Rodríguez, Mauro García, tendrá un gran desafío cuando asuma en el municipio bonaerense. Como le pasa al justicialismo en otros lugares, encontrará tierra arrasada, después de una gestión desastrosa del macrista Darío Kubar (en foto con Vidal)

Según informó la gente de García, el municipio cuenta con una deuda flotante de 400 millones de pesos y tiene enormes desafíos para la gestión en el corto y mediano plazo, vinculados a la planificación territorial.

“Ganamos por mérito propio, producto de lo que hemos hecho desde la oposición”, se sinceró García ante la consulta de INFOCIELO. 

Los primeros datos de la “herencia” de Kubar no son alentadores: “El más serio que tiene el municipio es el endeudamiento, una deuda flotante de 400 millones de pesos, déficit corriente muy alto, cerca a los 80 millones”, relató el intendente electo. Insólitamente, un acreedor importante es EDENOR: el municipio nunca pagó la luz y adeuda 27 millones.