El intendente Julio Zamora (Tigre) cerró por decreto plazas públicas, polideportivos, el Puerto de Frutos y los centros comerciales a cielo abierto. La medida entrará en vigor este martes a las 0 horas y tendrá vigencia durante 15 días. Se busca reducir la circulación, mitigar el efecto epidemiológico provocado por la segunda ola de covid-19 y evitar una posible saturación del sistema sanitario local.

En un mensaje por redes sociales, Zamora anunció "medidas para afrontar este momento sin precedentes" en Tigre, donde "en promedio mueren 7 vecinos por día, hubo un 165% de aumento de contagios en las últimas tres semanas y hay 300 casos nuevos diarios".

Además, Señaló que "el 50% de internados en el sistema público tiene cobertura de obra social y prepaga, que también están saturadas y no pueden darle respuesta a sus afiliados".

"No hay una sola cama de terapia intensiva disponible en el sector público y privado del municipio", relató dramáticamente. "Tengo que tomar decisiones para proteger a los vecinos en Tigre, al que amo, es mi vida y cuido como a mi propia familia", subrayó el intendente.

Las medidas impulsadas por el gobierno local se suman a las de carácter provincial que ya se encuentran en vigencia: restricciones durante la madrugada –de 20 a 6– para actividades que no sean esenciales ni productivas; y la limitación de reuniones familiares y sociales a un máximo de 10 personas.

En esa línea, el municipio dispuso por 15 días "el cierre del Puerto de Frutos y ferias a cielo abierto incluyendo shoppings; la prohibición del uso de las plazas públicas y los polideportivos; el funcionamiento de hipermercados con cumplimiento estricto del aforo y que comercios en general atiendan desde la puerta".

Una vez declarada la pandemia, el Municipio de Tigre decretó la emergencia económica por 90 días para modificar las partidas presupuestarias a las necesidades sanitarias y fue uno de los primeros en Argentina en decretar el uso obligatorio de tapabocas.

Se readecuó el sistema sanitario local con el fortalecimiento de nuevos equipos y 34 camas de internación intermedia en los Hospitales de Diagnóstico Inmediato (HDI) de Tigre centro, Don Torcuato y Benavídez –este último también fue dotado con 10 camas de terapia intensiva con respiradores mecánicos-.