La Provincia de Buenos Aires es la madre de todas las batallas y, aunque hay movidas en los distintos sectores, todavía parecen muy lejanos los momentos de definiciones trascendentales. Con una lista extensa de competidores, encuestas que exponen una marcada dispersión en las preferencias y candidatos que no terminan de despegar, ayer un rumor conmovió el mundo político bonaerense.

Es que una foto de Daniel Scioli con el conductor televisivo, Marcelo Tinelli, disparó una ola de rumores sobre una eventual candidatura de este último. Aunque sonaba descabellado, algunos se animaron a arriesgar, detrás de la maniobra, la intencionalidad de DOS para promoverlo como "su hombre". Además, vincularon las versiones con una reunión que el propio Tinelli mantuvo en Olivos con Máximo K hace unas semanas.

Aunque la relación entre el kirchnerismo y Tinelli tiene varios puntos de contacto en sus ramificaciones, fundamentalmente a través del empresario, Cristobal Lopez, cercano al núcleo duro del oficialismo, y por las relaciones personales que mantienen tanto Scioli como Insaurralde con el astro de la TV, la posibilidad de una postulación del "Zabeca del bailando" fue descartada de plano ante las consultas de PRIMEREANDO a fuentes oficiales.

Los negocios y las aspiraciones de poder de Tinelli, además, se rozan con terminales del oficialismo. Tanto en el crecimiento de su productora televisiva, como en su incursión en el fútbol con la mira puesta puesta en la AFA, donde comparte mesa con varios de los funcionarios o referentes cercanos al kirchnerismo, el conductor logra conseguir el visto bueno del gobierno nacional para avanzar.

Sin embargo, esa sociedad por conveniencia que lo llevó, entre otras cosas, a reunirse en Olivos con Máximo K no tiene derivaciones en lo político partidario. La posible postulación en una boleta del Frente para la Victoria no es el lugar que desde el kirchnerismo le pretenden asignar a Tinelli.

Esta mañana fue el propio Anibal Fernandez, en su habitual ronda de prensa, el que descartó la posibilidad: "Yo soy un hombre del justicialismo y (Tinelli) no va a ser candidato por nosotros", sentenció.

Por el momento el rumor sólo sirve para ponerle picante a un plato que no termina de cocinarse, porque aunque la campaña ya está en proceso todo pareciera estar demasiado crudo. El "Affaire Tinelli" muestra la debilidad que por el momento sufren los aspirantes al Sillón de Dardo Rocha y cómo una intervención externa puede descolocarlos.