Tras una larga jornada de tensión en el Ministerio de Economía, que conduce Hernán Lacunza, los trabajadores del Astillero Río Santiago decidieron levanta la toma del edificio pública luego de que el gobierno de María Eugenia Vidal firmara un acta acuerdo donde se compromete a dar respuestas a los reclamos.

Según informaron, el conflicto logró destrabarse por la mediación del obispo de La Plata, Rubén Marchioni. En concreto, las autoridades provinciales se comprometieron al pago de los sueldos sin los descuentos, la compra de insumos necesarios para la producción, la devolución de retenciones al gremio ATE y el respeto al Convenio Colectivo.

Los trabajadores del Astillero vienen reclamando el faltante de insumos básicos y la provisión de gas y oxígeno para realizar sus tareas diarias. Además, señalaron que los descuentos impulsados por el Ejecutivo implicaron, en muchos casos, la quita de más de la mitad de los ingresos de operarios de la empresa.

A partir de este acuerdo, el interrogante que se abre es si realmente el gobierno provincial cumplirá con las respuestas a los reclamos para la reactivación de la industria naval. A últimas horas de la jornada de ayer, mientras se desarrollaba la toma pacífica, el Ministro de Economía, Hernán Lacunza, volvió a insistir en la idea de que el Astillero es improductivo y representa una pérdida para las arcas provinciales.

En diálogo con el periodista cercano al gobierno, Eduardo Feinmann, Lacunza dijo que “la empresa tiene un déficit anual de 3 mil millones de pesos” y reiteró que “el Astillero tiene fallas de eficiencia y producción ya que en los últimos 10 años no construyó un barco”.

Ante la consulta de este portal, un delegado de la fábrica expresó que “el Ministro está mintiendo. Si liberaran las órdenes de pago que tienen trabadas, podríamos entregar el buque Eva Perón que contrató PDVSA de Venezuela”. Además, recordó que “el presidente Mauricio Macri compró lanchas a Israel y buques en desuso a Francia que podrían haberse construido en el Astillero con un costo mucho menor a las compras en el exterior”.