La ciudad de Tandil, conducida por el mandatario de Cambiemos Miguel Ángel Lungui, quedó al borde del colapso sanitario, con apenas cinco camas disponibles para atender pacientes con coronavirus Covid-19 y con más de 600 personas cursando la enfermedad en este momento.

Según informó El Eco de Tandil, el foco está puesto en el crecimiento de los positivos y el impacto en la disponibilidad de camas para la demanda de pacientes que requieran atención. Acorde al medio local, quedan cinco camas disponibles: una en terapia y otra en unidad coronaria de la Nueva Clínica Chacabuco; una en el área de cuidados respiratorios intermedios del Hospital Municipal "Ramón Santamarina" y dos en el de Niños "Dr. Debilio Blanco Villegas" equipadas para adultos.

Ante el peligro sanitario, el municipio puso en vigencia una nueva ordenanza que aplicará severas multas para quienes incumplan las medidas sanitarias de prevención en el marco de la pandemia del coronavirus.

La ordenanza crea el Régimen Contravencional de Emergencia Sanitaria (Covid-19), fue sancionada por unanimidad en el Honorable Concejo Deliberante y fue promulgada ayer por el intendente del distrito, Miguel Lunghi, explicaron voceros comunales.

Según se informó en un comunicado, “las denuncias por incumplimientos de aislamientos o realización de fiestas clandestinas pueden realizarse al 101 o al 494 284943, una línea dispuesta especialmente para ese fin”.

Lungui, al igual que la mayoría de los intendentes de Juntos por el Cambio, fue uno de los acérrimos críticos de las restricciones implementadas desde el inicio de la pandemia por los gobiernos nacional y provincial. Incluso, fue más allá y adoptó su propio sistema de “semáforo” luego de apartarse del sistema de fases dispuesto por la gestión de Axel Kicillof. Los resultados, lamentablemente, están a la vista.