Ante el anuncio de gobernador Axel Kicillof sobre la propuesta a los acreedores para postergar el pago por el bono que vence el próximo 26 de enero, distintos dirigentes que fueron parte de la gestión de María Eugenia Vidal, la responsable junto al ex presidente de Mauricio Macri del crecimiento de la deuda externa en dólares, salieron a cruzar la medida.

Uno de ellos fue el presidente del bloque de Juntos por el Cambio en el Senado bonaerense, Roberto Costa, que viene publicando una serie de tweets con fuertes críticas a las decisiones del gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, el dato que omite el senador de Vidal, desde la virtualidad, es que sus posteos los realiza desde una playa del caribe de Punta Cana, lugar al que viajó desde el aeropuerto de Ezeiza a horas de la aprobación de la Ley Impositiva y quien fue uno de los principales articuladores del con lobby del Grupo Clarín para reducir el aumento del Impuesto a los Ingresos Brutos de las empresas de cable.

Mientras la Provincia se encuentra en una situación muy delicada debido al feroz endeudamiento de los últimos cuatro años, parece ser que los dirigentes de Cambiemos no solo no asumen la responsabilidad de los daños económicos y sociales, sino que salen a criticar por los medios y las redes sociales desde la comodidad de vacacionar en el exterior. Algo similar ocurrió durante el debate con la Ley Impositiva, con la ex gobernadora de viaje por Europa, y la falta de interlocutores al interior de su bancada trabaron una herramienta necesaria para los recursos provinciales.