Aunque la salida del jefe comunal de Malvinas ya era un hecho consumado, los alcaldes del Frente Renovador enviaron un comunicado para anunciar que "decidieron echar" a Jesús Cariglino por "indeciso".

El mensaje fue subido a la página de oficial del Frente Renovador el juves por la noche, momento en que todas las miradas se centraban en el River-Boca por la Copa Libertadores. El hecho podría ser leído como una falta de “timing” político. Es que en realidad el mensaje no tenía como fin único llegar a la prensa, sino repercutir hacia el interior del partido de Sergio Massa. Y todos los dedos apuntan al hombre de Brown, Darío Giustozzi.

PRIMEREANDO intentó hablar con Darío Giustozzi este viernes por la mañana, pero el vocero de prensa del precandidato a Gobernador dijo que continúa sin hacer declaraciones. Ya hace un mes que no dialoga con los medios de manera oficial.

El Diputado nacional está molesto desde que Sergio Massa permitió el ingreso de Francisco De Narváez en la interna de la Gobernación y quiere que lo bajen. El tigrense trata de contener al de Brown para que no se vaya. De hecho, le pidió a varios dirigentes “que le den una mano con la campaña”, contó una fuente del massismo. Incluso el miércoles lo sentó a su lado en la presentación del libro. Lo que se leyó como un gesto de apoyo.

Una opción que habría deslizado el entorno de Darío es que el Colorado vaya como por la lista de José Manuel de la Sota, Unidos por una Nueva Argentina (UNA) y, de este forma, descomprimir la tensión sin que se produzca una nueva baja.

"Es más decoroso para De Narváez tal vez ser candidato para el Parlasur, pero también podría ser, si quiere ser gobernador, el postulante de De la Sota, como gesto político a favor de la unidad", señalaron a la agencia Télam.

Si bien la salida de Cariglino era cuestión de tiempo, una potencial baja de Gisutozzi sería un golpe duro. No sólo porque los rumores lo colocan de nuevo en el Frente para la Victoria, sino porque Brown es el único distrito de la Tercera Sección que gobierna el massismo. En cualquier caso, los intendentes del FR presionan para que la situación se resuelva.