La calificadora de riesgo crediticio Moody's, una de las más importantes del mundo, parece haberle dado la razón a Axel Kicillof en su diagnóstico sobre la “tierra arrasada” que recibió de parte de su antecesora, María Eugenia Vidal. 

Y, como contrapartida, le bajó el pulgar a los análisis que hacen quienes gobernaron hasta el 10 de diciembre.

Un informe emitido ayer, luego de que el Gobierno admitiera que propuso a sus acreedores la postergación del pago de capital del bono que vence el 26 de enero, advierte sobre los “desafíos significativos” que enfrenta la Provincia este año, reseñó Infocielo. 

Esos desafíos se sintetizan con una fórmula que ya había expresado el propio Kicillof: “perfil exigente de vencimiento de la deuda en moneda extranjera, un acceso restringido a los mercados y una posición fiscal debilitada”.

También consignó que el último 14 de enero la Provincia “anunció una solicitud de consentimiento para postergar el pago de sus Bonos 10,875% con vencimiento en 2021” y subrayó que necesita lograr antes del 22 de enero “el consentimiento de los tenedores de bonos que representen al menos el 75% del capital en circulación para postergar al 1 de mayo el pago de una amortización por 250 millones de dólares que vence el 26 de enero”.

Mientras tanto, la ex gobernadora disfruta de las vacaciones y el amor...