Por la falta de acuerdo entre Vialidad Nacional y la UTE conformada por las empresas ESUCO y GELPO, a cargo de la obra de ensanchamiento de la ruta provincial 15, más de 90 trabajadores fueron despedidos ayer en la localidad de Ensenada.

Según argumenta el organismo estatal, dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, la empresa no cumplió con los plazos de obra previstos y decidió avanzar en una multa económica. Para la empresa, el monto de la multa es exorbitante y no está en condiciones de continuar con la obra en el acceso conocido como “Camino Rivadavia”.

En el medio del conflicto, 90 trabajadores de la construcción fueron despedidos ayer por la paralización de la obra. En ese contexto, la ruta quedó en una situación sumamente peligrosa para los automovilistas, con banquinas de tierra, zanjas abiertas a los costados y sin luminarias en funcionamiento.

En diálogo con este portal, la diputada provincial de Unidad Ciudadana y ex funcionaria del municipio de Ensenada, Susana González sostuvo que “más allá de que la empresa y Vialidad Nacional se echen la culpa entre sí, el trasfondo es el gran ajuste en la obra pública producto del acuerdo con el FMI, donde el Estado Nacional viene sub ejecutando las partidas en materia de obra pública”.     

El panorama dista de ser alentador. Entre las medidas que anunció ayer el presidente Mauricio Macri por la crisis económica que atraviesa el país, se encuentra un recorte del 46% en la obra pública. La medida afecta a una industria clave que emplea a más de 500 mil personas.

“La obra fue licitada durante el gobierno de Cristina Kirchner y esta gestión tardó más de dos años y medio en comenzarla” recordó la legisladora. Y agregó que “el acceso quedó en una situación muy peligrosa. Sin luminaria y con zanjas abiertas al costado. No queremos lamentar muertes por accidentes viales”.

González también se refirió a la deuda que mantiene el gobierno de María Eugenia Vidal con el distrito conducido por Mario Secco. “Venimos denunciando que la gobernadora le debe a nuestra ciudad más de 200 millones de pesos en impuestos por las empresas radicadas en Ensenada” advirtió y detalló sobre la quita de recursos provenientes del Fondo Sojero que se destinaba a obras menores. “Nos están desfinanciando” finalizó.