Según confirmaron a Télam desde el vidalismo, la decisión "está muy avanzada pero se terminará de tomar a principios de la semana próxima".

Uno de los posibles miembros del gabinete de Vidal explicó a Télam: "Tiene tres cargos similares, el jefe de Gabinete, el ministro de Gobierno y el Secretario General, y tampoco hay tanta gente disponible para ellos. El jefe de gabinete provincial, además, tiene muchas menos facultades que el de la Nación".

Además, señalaron que, si se mantiene la figura, será "para dejarla con un rol más técnico y acotado", muy diferente a lo que los bonaerenses estuvieron acostumbrados con el actual jefe de ministros, Alberto Pérez.

La figura legal del jefe de Gabinete en la Provincia no es constitucional, como sí lo es a nivel nacional, por lo cual con una mera forma de la ley de ministerios, Vidal podría modificar las facultades o anular el cargo.

Uno de los que se había mencionado para ser jefe de Gabinete era el intendente reelecto de Vicente López, Jorge Macri, e incluso la misma Vidal había dicho que "era posible" que fuera a ese cargo, aunque desde el entorno de la actual vicejefa porteña dejaron trascender que no estaba en sus planes que ese nombramiento se haga efectivo.

Una salida elegante para Vidal con respecto a esa disyuntiva con su ex jefe de campaña es anular directamente el cargo y tener como eventuales defensores de la gestión al ministro de Gobierno o al secretario general.