María Eugenia Vidal, con el objetivo de traspasar los estragos de los tarifazos, arremetió fuerte contra los intendentes y clausuró cualquier posibilidad de que incluyan en través de la factura de electricidad cargos vinculados a seguridad, obras y servicios sociales.

Anoche, durante la inauguración del ciclo lectivo de su Instituto de Formación Cultural y Política Hannah Arendt, la Gobernadora reclamó que las facturas solo tengan cargos de servicios y envió  un fuerte mensaje a los intendentes: "Uno no puede decir 'hay que bajar las tarifas' en el Congreso y en el Concejo Deliberante no querer sacar la tasa municipal de la tarifa".

Logicamente, los intendentes se resisten a esa medida toda vez que impacta en las cuentas municipales, ya que con el desfinanciando a los municipios, se quedan sin herramientas para potenciar los servicios de seguridad, sanitarios y educativos, entre otros.

Las declaraciones de la mandataria bonaerense se inscriben en la resolución del OCEBA, con la cual el gobierno entiende que los usuarios solo deben pagar en las boletas los gastos del servicio eléctrico. Es decir, que no se podrá incluir tasas municipales.

La semana pasada, los bloques del peronismo en ambas Cámaras quedaron solas aprobando la iniciativa. El proyecto se aprobó sin inconvenientes toda vez que en la Cámara Alta el oficialismo tiene mayoría propia. Sin embargo, esa resistencia peronista avizora una sesión compleja en Diputados, donde los negociadores de Vidal requieren de acuerdos con la oposición para llegar a la mayoría.