La gobernadora María Eugenia Vidal habló ante la legislatura bonaerense y puso el foco en el conflicto laboral. Defendió su propuesta de 15% de aumento salarial sin cláusula gatillo. "No van a perder poder adquisitivo", insistió. Y le pidió a los gremios que no haya paro y empiecen las clases.

"No podemos seguir dialogando sobre qué es lo mejor para los chicos pensando que para eso hay una fecha límite. Y menos si tomamos que esa fecha límite es el inicio de clases que pone de rehenes a los alumnos y que cada febrero hace que los padres sigan sufriendo la incertidumbre de no saber si van a empezar las clases a tiempo o no", dijo Vidal.

La gobernadora no dijo nada sobre su promesa incumplida de discutir las paritarias con varios meses de anticipación para evitar lo que pasó este año. Esto es, que las negociaciones se lleven a cabo sobre la fecha de comienzo de las clases. Mañana, los gremios definirán los pasos a seguir luego de haber rechazado la oferta salarial del Ejecutivo.

"El año pasado, después de 17 días de paro, los docentes terminaron cobrando el mismo aumento que el resto de los trabajadores de la Provincia que no hicieron paro y que acordaron su paritaria en diciembre de 2016", insistió Vidal.

Luego, la gobernadora macrista enumeró los problemas de la educación pública. "Lo que estoy diciendo es que en una escuela secundaria pública pobre de la Provincia menos de 3 chicos de cada 10 aprenden lo que necesitan en lengua y solo 1 de cada 10 en matemática", explicó, y enseguida preguntó: "¿No es evidente que muchos de nuestros chicos no están aprendiendo?".

En las redes sociales, los dirigentes de la oposición le recordaron que fue la gobernadora la que ordenó el cierre de 50 escuelas en toda la provincia, como también el ajuste presupuestario en la materia.