Aunque el Ministerio de Salud y la Ley lo prohíban, la cadena de farmacias propiedad del vicejefe de Gabinete Nacional, Mario Quintana, hombre de confianza del presidente Macri, está a un paso de desembarcar en Provincia.

La relación entre Cambiemos y el Poder Judicial de La Nación inicia un nuevo capítulo dentro del entramado modelo de negocios que, tanto el presidente como sus funcionarios, tejen atrás de cada acción de Gobierno. Esta vez, es Mario Quintana el que, agotando todas las instancias judiciales en Provincia, va a la Corte Suprema de la Nación para pedir el desembarco de su cadena de farmacias en provincia de Buenos Aires, donde Vidal, pieza fundamental de Cambiemos, lo abala.

Entre los impedimentos que prohíben la llegada de la cadena Farmacity a Provincia, existe una resolución del Ministerio de Salud de la Nación, que establece que las farmacias sólo pueden dedicarse a la venta de recetas preparadas, dispensa de drogas, medicamentos y productos destinados a la higiene o estética, a contramano del modelo “shopping” de la cadena; y la Ley 10.606, que establece una distancia mínima de trescientos metros entre una y otra farmacia, además de, entre otros puntos, la prohibición de que sean controladas por una sociedad anónima.

Desde el Colegio de Farmacéuticos de la provincia, vienen pugnando hace años para que no se transgreda la ley que tiene una vigencia de 30 años y piden una audiencia con la gobernadora María Eugenia Vidal desde que asumió para que les garantice que la ley no será tocada. Al tiempo que advierten que la instalación de Farmacity, “creando una ley a la medida de una sola empresa (…) pondría en riesgo la dispensa de medicamentos”. El sitio INFO135, explica que Quintana pretende reemplazar la disponibilidad y entrega de elementos con cobertura del PAMI, que hoy se distribuyen en todo el territorio gracias a la red de farmacias, con una entrega por correo, lo que requiere otra desregulación ya que ese sistema también está prohibido.

En 2012, Pegasus obtuvo fallos negativos por parte de la justicia provincial, tanto en primera, como en segunda instancia, y también por parte de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, que dictó resolución por unanimidad, avalando lo actuado y ratificando la constitucionalidad de la ley. El dato llamativo es que en los juicios contra el estado, el estudio de Carlos Rozenkratz, actual Juez de la Corte, nombrado por Mauricio Macri apenas asumió, fue el encargado de defender a Farmacity.