No solo Mauricio Macri anda flirteando con el radicalismo. En la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal imita a su jefe político con insinuaciones proselitistas a dirigentes, militantes y simpatizantes del centenario partido.

En los últimos días, la vicejefa de gobierno porteño se citó con intendentes radicales, como había hecho ya a fines del año pasado, en un intento por afianzar el mensaje de PRO de cara a octubre.

"El Partido Justicialista ha gobernado la Provincia los últimos 25 años y ya ha mostrado lo que puede hacer y puede dar. Yo creo que los bonaerenses merecen algo mejor porque esta Provincia esta para mucho más", vaticinó la esperanza del PRO para conquistar La Plata.

Para ello, la fuerza macrista debe primero expandir su influencia territorial, algo que la UCR aún detenta pese a sus magras performances a nivel nacional en la última década.

En su gira de conquista, Vidal recorrió las ciudades de Maipú General Guido, Pila y Tordillo. “El PRO es un espacio abierto para todos aquellos que compartan nuestros valores para la Argentina que viene. Pero también somos respetuosos de la estructura de la Unión Cívica Radical que tiene su dinámica interna y tiene que tomar sus decisiones. Nosotros seguimos construyendo nuestra alternativa en la provincia de Buenos Aires”, explicó la funcionaria porteña.

Durante su periplo, mantuvo reuniones con algunos referentes de la UCR bonaerense como Aníbal Rappallini y Eugenio Lobet, con vistas a tejer acuerdos estratégicos de cara a las elecciones.

“Los vecinos tienen que saber que la política no es toda igual, hay mucha gente honesta que quiere hacer política y la quiere hacer bien”, aventuró Vidal abriendo las puertas a una alianza transpartidaria entre el PRO de Macri y las expresiones radicales locales a falta de un acuerdo en las cúpulas nacionales.

Ya en diciembre último, la número dos del gobierno porteño se había mostrado con los intendentes radicales de Chascomús, Saladillo, Ayacucho y Daireaux a quienes entregó ambulancias porteñas en desuso.

Las excursiones forman parte de su itinerario por el Buenos Aires profundo, un total de 120 distritos en lo que va de la campaña veraniega."Los que vivimos en la Provincia merecemos vivir mucho mejor y lo podemos hacer", señaló Vidal.

El último fin de semana, un envalentonado Macri con encuestas favorables en la mano, se trasladó a la Provincia de Mendoza para fotografiarse con el intendente radical capitalino, Rodolfo Suárez. Durante las PASO, Suárez había recibido no solo el respaldo de PRO sino también de otras fuerzas pero Macri quiso capitalizar su triunfo en las primarias como propio.