En un nuevo capítulo de desacuerdos en las damas fuertes de la alianza cambiemos en la provincia de Buenos Aires, la gobernadora María Eugenia Vidal y su aliada política Elisa Carrió, protagonizaron un nuevo desacuerdo.

La legisladora nacional, denunció al ex gobernador Daniel Scioli por mal manejo de 20 mil millones de pesos de los fondos de la provincia durante el año 2014 y 2015.

Por su parte, el ex candidato a presidente por el Frente para la Victoria desmintió los hechos y sostuvo que el dinero fue destinado al pago de sueldos.

Eso no es todo. La propia gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, le negó al fical Alvaro Garganta la investigación que presentó, Elisa Carrió que se titula ""lavado de activos y distintas defraudaciones a la administración pública"

El director de Asuntos Técnicos del Ministerio de Infraestructura de la gestión Cambiemos, Pablo Loiacono, informó al respecto que "por el presente cumplo en informar que no se han observado en el ámbito de este ministerio facturaciones, contrataciones, obras, pagos u otras irregularidades que en principio pudiesen, a simple vista, aparecer como llamativas, desproporcionadas y/o administrativamente irregulares del Estado a favor de terceros".

En el mismo sentido, el secretario general de la gobernación, Fabián Perechodnik, con fecha 21 de julio, contesta que "del análisis de las constancias disponibles en las dependencias a mi cargo no surgen, prima facie, facturaciones, contrataciones, obras o pagos por montos que pudieran resultar desproporcionados a favor de terceros".

"...La Secretaría General del Gobierno de la Provincia y todas las dependencias a su cargo concurrirán por los canales correspondientes a formular las denuncias pertinentes en caso de detectar la ´posible comisión de ilícitos en perjuicio de la administración pública que pudieran resultar del accionar de sus agentes o de quienes desempeñen o desempeñaron funciones administrativas sea de modo habitual o eventual", destaca al mismo tiempo el propio secretario general de la gobernación.

Por lo que, la relación entre Vidal y "Lilita" lejos está de encontrar un cause de acuerdo, más bien por el contrario, las damas fuertes del conurbano siguen en pie de guerra.