Luego que la mandataria de la provincia de Buenos Aires se haya aumentado su propio salario a más de 500 mil pesos, ahora arremetió contra el personal que trabaja en esa cartera al realizar descuentos en los salarios de 2.000 a 5000$.

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el ministro Santiago López Medrano le descontaron hasta 5.000 pesos a cientos de trabajadores de esa cartera donde recortaron todos los programas de promoción y capacitación social.

Vidal, y su ministro de Desarrollo Social, López Medrano, ordenaron “brutales descuentos” en los salarios de más del 35% de los trabajadores de esa cartera, con quitas que van de 2.000 a más de 4.000 pesos.

La medida que es resistida por los gremios del Ministerio de Desarrollo Social, también es leída como una medida de “disciplinamiento social” ante futuros paros.

“Queremos que nos devuelvan lo que nos descontaron. Y si no, vamos a seguir profundizando las medidas”, afirmó a Contexto Lorena Timko, delegada de la junta interna de ATE en esa dependencia, mientras los trabajadores empezaban a reunirse la mañana del martes en el hall del edificio ubicado en 55 entre 6 y 7 en una segunda jornada de protesta.

Los descuentos alcanzaron a 338 trabajadores sobre un total de 1.200 de ese Ministerio. En algunos casos fue peor aún, como el de una trabajadora que ya se jubila. “Como no tienen posibilidades de seguir descontándole, le descontaron ahora la totalidad de los paros, que son 7.500 pesos del salario”, explicó Timko.

El conflicto provocado por los descuentos inesperados en los sueldos de cientos de trabajadores de Desarrollo Social, muchos de los cuales ni siquiera hicieron paro, arrancó el último día del año.

“El 31 de diciembre cobramos nuestros salarios y nos encontramos con descuentos brutales. Pensamos que eran de 2.000 o 3.000 pesos y finalmente descubrimos que los aumentos fueron superiores”, precisó Timko, antes de aclarar que el salario promedio en Desarrollo Social es de 10.000 pesos de bolsillo y que las categorías superiores, siempre hablando de trabajadores y no de cargos políticos, no superan los 13.000 o 14.000 pesos.

Esas cifras contrastan claramente con los fondos de casi 500.000 pesos por Ministerio que Vidal autorizó hace unos días para que sus ministros contraten asesores.

Las autoridades provinciales ignoraron claramente el derecho a la huelga contemplado en la Constitución nacional y tampoco tuvieron en cuenta el momento del año para efectuar tales descuentos por los paros que los trabajadores llevaron adelante durante el año en reclamo de un acuerdo paritario a la altura de la inflación anual (en 2016) del 45%, que por supuesto no obtuvieron, y contra el vaciamiento de políticas públicas en materia social y sanitaria.