En la sesión de ayer de la Cámara de Senadores, el oficialismo aprobó el proyecto de ley impulsado por la gobernadora que determina que las empresas disminuirán del 6% al 0,1% lo que abonan a los municipios en conceptos de ingresos brutos. Ese porcentaje se cobra a los usuarios, y en caso de prosperar la iniciativa, se dejará de facturar.

Las bancadas opositoras rechazaron este punto y el proyecto salió solamente con los votos del oficialismo. En la Cámara alta, Cambiemos tiene quórum propio y no precisa del acompañamiento de los votos de la oposición.

Desde el bloque de Unidad Ciudadana-FPV, cuestionaron la iniciativa y la calificaron como “un caballo de Troya” que lejos de llevar soluciones, provocará el desfinanciamiento de los municipios”. Además, resaltaron que la quita de impuestos “es insignificante y no tendrá ningún tipo de impacto” tras la suba del dólar y el anuncio de acuerdo con el FMI que “va a profundizar el ajuste hacia los bonaerenses”.

El proyecto llegó al recinto con dos despachos de minoría. Uno perteneciente a los bloques de Unidad Ciudadana y PJ Unidad y Renovación que pretendía crear un fondo de $1300 millones para los municipios que evite el desfinanciamiento de obras y la afectación de las prestaciones de servicios que brindan los municipios, y otro del Frente Renovador de similares características.

El presidente de la bancada oficialista, Roberto Costa, defendió la iniciativa, argumentando que “ahora muchos llenan micros para ir a reclamar al Congreso Nacional, los mismos que durante años agachaban la cabeza y no se quejaban cuando sus municipios no recibían ni un peso en obra pública”. Y pidió a los legisladores que “de una vez por toda, poner voluntad y entender que estamos atravesando un momento que nos necesita a todos empujando para el mismo lado”.

A partir de ahora el debate sobre el proyecto se trasladará a Diputados. Allí, la correlación de fuerzas en distinta. El oficialismo cuenta con 44 de las 92 bancas, por lo que necesita cuatros votos más para sacar la ley. Si se repite el esquema de votación del Senado, el arco peronista podrá hacer valer su número y plantear una alternativa a la ínfima baja que implica la quita de impuestos en la facturación de las tarifas.

Para lograr ese objetivo, en la Cámara de Diputados bonaerense tendría que avanzar el mismo escenario del Congreso de la Nación, donde la articulación entre los bloques opositores logró aprobar el proyecto que morigera los aumentos de las tarifas de servicios públicos y que significó una dura derrota política al gobierno nacional.

En la Cámara baja, la oposición presentó en las últimas semanas varias iniciativas para frenar los tarifazos. De hecho, desde Unidad Ciudadana adelantaron que insistirán en su pedido de retrotraer la suba de tarifas. En la última sesión, el arco opositor ganó la votación frente al rechazo del oficialismo y aprobó el proyecto que declara que las sociedades anónimas, como Farmacity, no pueden ingresar a operar en el mercado de la Provincia.