A través de las redes sociales, cuantas vinculadas al oficialismo empezaron a gestar la idea. Quieren sumar miles de "voluntarios" para que presten sus servicios y hacer que comiencen las clases el lunes a pesar del paro docente en la provincia de Buenos Aires.

Luego de que los sindicatos que nuclean a los docentes de la provincia de Buenos Aires levantaran el diálogo y convocaran a una huelga, el gobierno comenzó a agitar una peligrosa idea. Es que a través de cuentas cercanas, comenzaron a hacer circular la idea de convocar a miles de personas a través de Twitter como voluntarios para dar inicio a las clases.

Docentes jubilados, universitarios, abogados, contadores, ingenieros, educadores físicos y músicos se manifestaron en las redes sociales a través del hashtag (etiqueta) #VoluntarioDocenteNoAlParo.

Así, por la iniciativa manijeada por la gestión Vidal, ofrecieron sus servicios para que las clases se iniciaran en la fecha prevista.

Todo sucedió luego de que el docente marplatense Mariano Bronenberg expresara en su cuenta personal su ofrecimiento para dar clases. Pocos minutos después, el hashtag era tendencia en Argentina.

Recordemos que los sindicatos de los educadores bonaerenses rechazaron la propuesta de incremento del 18% en sus salarios más la cláusula gatillo que habilita a una nueva negociación en caso de que la inflación de 2017 supere ese porcentaje. "Representan $150 mensuales", explicaron.

Los gremios convocaron a la huelga para el lunes 6, día en el que tenía previsto el inicio del ciclo lectivo. Además, afirmaron que sumarán a la movilización del martes 7 convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT) en contra del gobierno de Mauricio Macri. Asimismo, afirmaron que las docentes podrían plegarse el miércoles 8 de marzo a la huelga de mujeres.