Luego de la paliza electoral de las PASO del 11 de agosto, la gobernadora llevará adelante el primer encuentro con actuales intendentes y candidatos en municipios opositores con la mira puesta en las elecciones generales de octubre.

La cumbre de Juntos por el Cambio será en la República de Los Niños, en la ciudad de La Plata, uno de los distritos donde tanto Macri como Vidal perdieron con el Frente de Todos. Allí, Vidal buscará contener a la tropa y diagramar la estrategia electoral de cara a octubre.

El reclamo de los intendentes de Cambiemos, como Néstor Grindetti en Lanús o Martiniano Molina en Quilmes, que corren el riesgo de perder sus distritos, será univoco: “esconder a Macri de la campaña electoral”. Según el análisis de los operadores de Cambiemos en la Provincia, y en especial en el Conurbano bonaerense, hubo un “voto castigo” en contra de la figura del presidente.

Lo que resta saber es la definición de la gobernadora María Eugenia Vidal en cuanto a si finalmente “provincializa” la campaña electoral y se despega del presidente Mauricio Macri. A pesar de que algunos integrantes de su mesa chica plantean este esquema, es cierto que la sociedad ya se pronunció el 11 de agosto y los resultados muestran a las claras la identificación de Vidal con las políticas de ajuste del gobierno nacional.

Sin chances de revertir los casi 20 puntos de diferencia que obtuvo Axel Kicillof, el núcleo duro de la gobernadora apuesta a que, una vez finalizadas las elecciones, sea ella una de las figuras fuertes de la oposición, teniendo en cuenta su buena imagen y su juventud para futuras proyecciones electorales. En ese esquema, la ubican cerca de Rodriguez Larreta, otra de los dirigentes que busca salvarse del hundimiento del barco a cargo del capitán Mauricio Macri.