La mandataria bonaerense irá a la decimosegunda reunión paritaria con los gremios de los maestros y a la par se le descontará a los educadores que pararon el 5 y 6 de marzo pasado.

Este miércoles a las 14 horas, los representantes de los gremios de docentes de la Provincia se verán una vez más las caras con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, para abordar, por decimosegunda ocasión, las paritarias del sector educativo.

Antes del encuentro de hoy, la administración de Vidal cargó en el sistema de liquidación de haberes los descuentos por el paro que realizaron el 5 y 6 de marzo último a todos los afiliados a los sindicatos, sin contar con información concreta de quiénes adhirieron a la huelga.

Por su parte, los docentes presentaron un recurso amparo para frenar la quita salarial. “Esto se inscribe en el intento de la gobernadora de disciplinar a los gremios”, advirtieron desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB).

Los gremios se presentaron ante la Justicia y solicitaron que Gobierno se abstenga de realizar descuentos en los sueldos que cobrarán el lunes próximo. La presentación realizada en el Juzgado Laboral Nº 4 de La Plata sostiene que no puede descontar “hasta tanto cuenten con los instrumentos necesarios para acreditar que los mismos no asistieron a sus trabajos con motivo de dicho ejercicio del derecho de huelga”, consignó Página 12.

La reunión de hoy fue convocada luego de que los maestros anunciaran la medida de fuerza del jueves junto al resto de los estatales bonaerenses, que incluye también una movilización a la gobernación que promete ser masiva. Los docentes van al nuevo encuentro paritario sin mayores expectativas. “Vamos a ciegas, no sabemos si habrá una oferta superadora”, explicó la secretaria gremial de Suteba, Marcela Escobar, y recordó que previamente “nos convocaron cinco veces para decirnos la misma propuesta o propuestas regresivas, como el no tener este año la cláusula gatillo que sí tuvimos el año pasado”.

Los descuentos cargados en el sistema de liquidación de haberes es una muestra del lugar en el que Vidal se planta para negociar. Las inasistencias de los docentes son consignadas por los directores de cada escuela en planillas que entregan entre el 26 y el 28 de cada mes. En este caso el gobierno bonaerense no esperó a contar con esa información fehaciente, sino que prevé descuentos para todos los maestros afiliados a sindicatos, sin importar si pararon o no. Hay también muchos casos de que estaban de licencia.

“Sin el correspondiente informe de los directores el descuento es ilegal”, remarcó a Página/12 la secretaria adjunta del Suteba, María Laura Torre, y señaló que Vidal intenta una vez más “disciplinar a los docentes”. En la misma línea se manifestó la titular de la FEB, Mirta Petrocini. “Esta seguidilla de acciones tiene claramente un solo objetivo: desactivar las medidas de los docentes y desacreditar a los gremios”, afirmó.