Todos los distritos de la provincia de Buenos Aires volvieron hoy al ciclo lectivo con presencialidad, según lo dispuso el Gobierno bonaerense la semana pasada al dejar en desuso la fase 2 de aislamiento. En tanto, los establecimientos educativos también implementan ampliaciones en sus jornadas.

Tras las vacaciones de invierno, los 135 distritos bonaerenses iniciarán este lunes las clases presenciales tal como anunció la semana pasada el jefe de Gabinete, Carlos Bianco.

La concurrencia a las escuelas se había habilitado para todos los municipios en febrero (cuando se iniciaron actividades de intensificación de la enseñanza) y continuaron en el inicio del ciclo lectivo hasta el 19 de abril fecha en que se suspendieron en 40 distritos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En el marco de las restricciones por la pandemia de coronavirus, a mediados de mayo fue el momento en que hubo menos distritos con presencialidad. En tanto, a mitad de junio el conurbano regresó a la concurrencia y luego, en línea con las mejoras epidemiológicas, la misma se fue ampliando a otros municipios.

Desde Educación aclararon que “tal como lo estableció el Consejo Federal de Eduación, las medidas de no presencialidad” fueron “siempre afectando a la menor unidad geográfica posible”. O sea, que en muchas ocasiones dentro de los distritos catalogados como “sin preespecialidad” hubo excepciones para habilitar la concurrencia en localidades y parajes.

Vale recodar que a principios de julio, la  Provincia habilitó a las escuelas bonaerenses a iniciar un proceso de ampliación de la jornada de clases presenciales (tenía un límite de cuatro horas).

En julio también se autorizó la concurrencia a establecimientos de las modalidades de Formación Profesional; Educación Física; Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores; Educación Artística; y Psicología Comunitaria y Pedagogía Social

Desde Provincia recordaron que entre las pautas de cuidado están el uso correcto de tapabocas, la ventilación, el distanciamiento social de un metro y medio entre estudiantes y de dos metros con el docente y la limpieza de los establecimientos.

Además, la Provincia implementa el uso de medidores de dióxido de carbono en 13.700 escuelas estatales (se repartieron unos 33 mil) para controlar la ventilación en los espacios en que se dictan clases.