Al igual que en 2001, Roberto Salvarezza advierte de una nueva fuga de cerebros en la Argentina: “Tendríamos que estar incorporando 1200 investigadores y vamos a ingresar 300 en la convocatoria que están haciendo y tal vez otros 150”, lamentó.

El ex titular del Conicet, Roberto Salvarezza, criticó duramente las políticas de ajuste de Cambiemos en materia Ciencia. Denunció recortes en los ingresos al CONICET y reclamó por la falta de fondos e insumos que denuncian investigadores y becarios. Además, lamentó que “los recortes que están haciendo en los ingresos al Conicet están obligando a que una gran cantidad de jóvenes científicos migren al exterior”. En el mismo tono, explicó: “Tendríamos que estar incorporando 1200 investigadores y vamos a ingresar 300 en la convocatoria que están haciendo y tal vez otros 150. La diferencia es abrumadora”.

A su vez, el doctor en bioquímica y diputado por Unidad Ciudadana, subrayó que desde el Gobierno: “Están atacando no sólo a los organismos que aplican la Ciencia sino a también a la formación de nuestros científicos”, al tiempo que señaló: “Mientras el ministro Lino Barañao y el presidente Macri tiran científicos por la ventana, Argentina tiene el tercio de investigadores de Israel y Australia, que el Gobierno toma como modelos exitosos”.

Por su parte, Salvarezza se refirió a la presentación del proyecto de Ley de Emergencia Ocupacional en el Sector Público, que propone la suspensión de los despidos por el plazo de un año en la administración nacional como también en las empresas del estado o con participación estatal. “Este Gobierno tiene un plan de achicamiento del Estado y lo están implementando muy rápidamente en sectores claves como Fanazul, INTI, Senasa, Agroindustria y Fadea. Se calculan cerca de 3.000 despidos”, explicó.

Al ser consultado por los despidos en Senasa e INTI, Salvarezza adelantó en diálogo con Dar Vuelta la Taba por Radio Rebelde, que puede poner en riesgo la sanidad del consumo interno: “Nos preocupa que se eliminan sectores claves para el control del Estado en la salud de los ciudadanos como es el caso del Senasa tiene el control de los alimentos y el Inti que certifica los materiales que ingresan al país. Perdemos personal capacitado en áreas claves”, sentenció.

Desde su rol de Diputado, el ex titular de CONICET presentó un proyecto de ley para que se declare la “emergencia laboral” en el INTI y se retrotraiga la planta de trabajadores a la que existía el 1 de enero de 2018, antes de los 258 despidos anunciados por el directorio del organismo. “Si el Ejecutivo quiere discutir el proyecto del INTI, que lo haga con los trabajadores adentro”, manifestó.