El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, oscila entre el diálogo con el Gobierno de Mauricio Macri y la oposición férrea. De ese modo, busca sacarle jugo a la estrategia de la "ancha avenida del medio" que, excepto en 2013, hasta ahora no le dio mucho resultado. 

Atento al impacto del ajuste y a las encuestas que lo registran, Massa se mostró cerca de sectores afectados por el programa de Cambiemos. En los últimos días, se mostró junto a pequeños empresarios y cruzó al Gobierno por "empobrecer a la clase media". 

El escenario para Massa, de cualquier modo, no es sencillo. En los próximos días el Congreso deberá discutir el proyecto de presupuesto que enviará el Ejecutivo para ordenar los números de cara al 2019. Se sabe: es un presupuesto de ajuste, acorde con el programa negociado con el FMI. 

¿Qué harán Massa? Si lo acompaña corre el riesgo de aparecer como cómplice del ajuste de Macri, que dará pésimos resultados económicos y sociales en 2018 y en 2019, año electoral. Si se opone, acercará posiciones con el kirchnerismo, con el riesgo de quedar subordinado a esa fuerza.