En las elecciones de 2017, el Movimiento Evita decidió impulsar con fervor la candidatura de Florencio Randazzo como senador por la provincia de Buenos Aires. Incluso, mantuvieron ese respaldo a pesar de que Randazzo finalmente terminó compitiendo con Cristina Fernández de Kirchner. "Es la mejor opción para nuestro pueblo", aseguraron desde la organización que conducen Emilio Pérsico y el Chino Navarro. La intentona salió pésimo: Randazzo sacó 5%, muy lejos de CFK. 

Aquel respaldo despertó críticas internas, lo que produjo fracturas de la organización en muchas ciudades del país. Tal fue la crisis, que el Evita decidió dejar de apoyar a Randazzo y volvió a elogiar a Cristina. Cambia, todo cambia...

Ahora, desde la organización se apuraron en emitir un comunicado en el que respaldan a Felipe Solá, con quien vienen trabajando hace un tiempo. De hecho, el diputado del Evita, Leonardo Grosso, pertenece al mismo interbloque parlamentario con Solá. Además, pidieron por la unidad de la oposición. En el comunicado no nombraron a Cristina. "Nuestro pueblo viene reclamando unidad de la oposición para  ganarle al gobierno de Macri y se merece una victoria", aseguraron. 

¿Y Randazzo? Desde la pésima elección en 2017, el ex funcionario kirchnerista desapareció de la opinión pública. Nadie sabe ni sus movimientos ni sus pretensiones. Con sinceridad brutal, el Chino Navarro reconoció: "Lo llamo pero no me atiende".