La salida del intendente de Escobar, Sandro Guzman, fue la gota que colmó el vaso. Un grupo importante de los alcaldes que todavía le son fieles a Sergio Massa realizaron un cónclave para alertar sobre su malestar, el jueves por la tarde.

Con Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas) como anfitrión, los jefes comunales José Esverri (Olavarría), Humberto Zúcaro (Pilar), Carlos Selva (Mercedes) y Luis Acuña (Hurlingham) se reunieron para enviar un mensaje claro: quieren ganar lugar en la mesa de decisiones porque temen que el barco choque en octubre. Los dedos apuntan contra Juanjo Álvarez, quien hasta ahora se encarga de los armados de listas y de la campaña.

Los dirigentes le dijeron a la prensa que uno de los temas que tocaron fue "sugerirle" a Massa que baje sus aspiraciones presidenciales y vaya por la gobernación de la Provincia. Parece difícil que el tigrense acepte semejante consejo. Pero, el pronunciamiento funciona como señal de advertencia de un eventual motín de la tripulación si el rumbo no cambia.

En realidad, la preocupación principal de los jefes comunales pasa por las listas para la Gobernación. Las PASO de puertas abiertas, que en su momento llegó a acumular una decena de precandidatos, generó un amontonamiento de nombres, pero una gran dispersión, conflictos el armado de listas y la sensación de que ninguna despega en intención de voto.

El que mejor se acomodó fue uno de los últimos en llegar, Francisco De Narváez, que desembarcó hace apenas unos meses. Con acuerdos a futuro y una billetera holgada, el empresario logró adeptos con velocidad. Aunque hay muchas reservas sobre el ‘Colorado’. Viene de una elección pésima y tiene enemigos acérrimos como la precandidata Mónica López y su marido, el diputado nacional Alberto Roberti, otro que también aporta bastante para sostener el espacio.

Una fuente del massismo le explicó a este portal que de las cuatro listas que hay al momento, podrían quedar solamente dos: la del exdueño de Casa Tía y la del diputado nacional y exintendente de Brown, Darío Giustozzi.

Para ello debería bajarse Felipe Solá, cosa que parece cada vez más probable. Aunque todavía no hay anuncio formal del ex Gobernador que sigue de paseo por la Provincia.

Por otro lado, López, diputada provincial por la Tercera sección, tendría que aceptar ir como vice del exalcalde sureño y hay gestos que así lo marcan. En estas semanas ambos participaron juntos de recorridas por la provincia. Estuvieron en Lanús en el acto por el día de la mujer, también compartieron un plenario en Lomas de Zamora.

El problema en este caso, según explica la misma fuente a Primereando, es que “las formulas, históricamente, son uno de la Tercera Sección electoral con un vice de la Primera o el interior”, porque “eso garantiza mayor caudal de votos”.

La sumatoria de dos figuras de la Tercera, sección esquiva para el massismo, vuelve a evidenciar que todos los posibles armados tienen una debilidad a la hora de garantizar el poder. Esto no le gusta nada a la dirigencia peronista que se sumó al FR para ganar la cuerda del PJ y no para quedar boyando después de 2015.

Este viernes por la tarde Massa tendrá una reunión clave con los intendentes que se juntaron el jueves. Del mitin participarán también Giustozzi y Raúl Othacehé (Merlo), ausentes ayer.

Por arriba, el presidenciable tiene otro problema serio. La experiencia del casi extinto UNEN en la Ciudad mostró que unas Primarias con precandidatos jugosos suman a la expectativa y eso se traduce en votos en las urnas.

El acuerdo PRO-UCR-CC mete a Mauricio Macri en unas PASO con Carrió y Sanz. Por su lado, Daniel Scioli y Florencio Randazzo son una contienda clave en el FPV. Mientras que el único que no tiene un partenaire es el líder del Frente Renovador.

Los tripulantes que se embarcaron en 2013 para acompañar la aventura del tigrense, piden a gritos que haya un reordenamiento táctico antes de que sea tarde. Entienden que la clave está en conseguir armados provinciales claros en los que tengan poder de decisión y una contienda superestructural que los potencie. ¿Podrá Massa volantear a tiempo?