Sorprendieron las palabras del Papa Francisco sobre la situación de la prensa de ayer: en ellas, pudieron leerse alguna referencia al Gobierno de Macri y su alianza con el Grupo Clarín. 

“Por ejemplo, pensemos: existe una ley de los medios, de comunicación. Se cancela esa ley, y se entrega todo el aparato comunicativo a una empresa, a una sociedad que calumnia, que dice falsedades, y debilita la vida democrática. Luego vienen los jueces a juzgar a esta institución debilitada, estas personas destruidas, condenadas, y así avanza una dictadura”, aseguró el Papa en la capilla vaticana de San Marta. ¿Habló de Argentina? ¿Cuestionó al macrismo por cancelar la ley de Medios y darle todo el poder a Clarin?

Por si no había quedado claro, el que se dio por aludido fue el propio multimedios argentino. Uno de sus editorialistas, Ricardo Roa, le respondió furioso a Francisco: “Sólo el Papa entiende dónde encaja acá en todo esto la ley de medios kirchnerista que ayer reivindicó y con la que los Kirchner buscaron desguazar al Grupo Clarín y alinear a los medios con la plata del Estado”, aseguró. “Nació como una venganza y creció como un negocio: con la excusa de enfrentar un supuesto monopolio armó un real monopolio paraestatal”, agregó Roa. 

Por supuesto, Roa evitó referise a la situación del Grupo Clarin en la actualidad: ¿Tiene posición hegemónica? ¿Esa situación es perjudicial para la calidad democrática de la sociedad? Por último, el editorialista también evitó mirar hacia el pasado: ¿Cuál fue la actitud de Clarín durante la última dictadura militar? Mejor no hablar de ciertas cosas.