"Es mi amigo del alma", suele repetir Mauricio Macri en relación al empresario Nicolás "Nicky" Caputo, tal vez uno de los hombres más favorecidos por las políticas de Cambiemos. Se calcula que multiplicó por varias veces su patrimonio en sólo tres años. Negocio redondo. 

Sin embargo, algo cambió entre ellos en las últimas semanas. Caputo se sumó a quienes le aconsejan al presidente que baje su candidatura y deje el lugar a una fórmula integrada por María Eugenia Vidal. 

Los motivos dichos son los obvios: la imagen negativa de Macri no para de crecer, en medio de la recesión económica, la inflación, la caída del empleo y la suba de la pobreza. 

Lo que Caputo no dice tiene que ver con su situación judicial. El empresario teme que una derrota de Macri, con crisis económica incluida, obligue a la Justicia a revisar parte de lo actuado por Macri en estos años. Si eso ocurriera, el nombre de Caputo podría aparecer una y otra vez vinculado a negocios pocos claros. ¿Quién fue acaso uno de los principales ganadores de los brutales tarifazos, que tanto empobrecieron a millones de familias? En defensa propia, Caputo le pide un nuevo favor a su amigo.