Para el diputado Felipe Sola, la Corte Suprema va a resolver “En una o dos semanas” la denuncia que realizó contra el decreto firmado por Mauricio Macri que en 2016 dio la posibilidad de que sus familiares directos y los de todos los funcionarios del Gobierno pudieran entrar en el blanqueo de capitales. “Vamos a tener una noticia sobre el tema”, manifestó el dirigente, para quien "el blanqueo es la amnistía de un delito".

Además, explicó que el tema sobre la constitucionalidad o no del decreto está en la agenda de temas urticantes para la administración de Cambiemos elaborada por el máximo tribunal. Entre otros están la posible extensión del fallo Badaro para un reajuste de las jubilaciones y la restitución de giros del Fondo Sojero exigido por varias provincias.

El decreto al que hace referencia Sola, es el 1206/2016 que fue publicado en el Boletín Oficial luego de que el Congreso sancionara la Ley de Blanqueo de Capitales (27.260) con el artículo que prohíbe expresamente que padres, cónyuges e hijos menores emancipados de funcionarios puedan ser beneficiados por esa amnistía sobre bienes no declarados.

En declaraciones a AM750, Solá puntualizó que su denuncia sobre la “inconstitucionalidad” de esa disposición del Presidente radica en que “ninguna ley puede ser cambiada por un decreto, que ni siquiera es de necesidad y urgencia (DNU)”. Por lo tanto, agregó, esa decisión “claramente viola el artículo 98 de la Constitución”.

“Es uno de los casos prioritarios de la Corte, así que en una o dos semanas vamos a tener una noticia sobre el tema”, puntualizó el también precandidato a presidente por el peronismo, cuya denuncia presentada en 2016 tuvo un largo derrotero.

La primera traba estuvo en dos primeras estuvo en el fuero Contencioso Administrativo, que le negó la posibilidad de litigar hasta que un año después, la Cámara habilitó el curso de su planteo. Ya en primera instancia, un juzgado sostuvo que el tema había devenido en abstracto y el caso volvió a la Cámara, que le dio la razón al denunciante.

El tema llegó a la Corte por un recurso de queja presentado por el Poder Ejecutivo. “Ahora se debe resolver si tengo razón o no”, indicó Solá, a la vez que se manifestó esperanzado por un fallo favorable. “Cuando planteé el tema en el Congreso y dije que ese decreto era una ‘vergüenza’, ni uno de los 105 diputados (del oficialismo) me dijo nada. Se ve que tenían la cola sucia o por lo menos sabían que yo tenía razón”, criticó.

Además, sostuvo que si el Presidente permite que sus familiares o los de sus ministros participan de esa amnistía “pierden toda la autoridad moral para cobrar impuestos” y consideró que el decreto en cuestión es una muestra de la actitud de quien dice “yo blanqueo y me importa un rábano la ley”.