Cambiemos tenía todo preparado para que el domingo 17 de marzo en Córdoba se definiera en una elección interna sus candidatos para pelear por la gobernación de la provincia y la intendencia de la Capital en 2019.

Pero a último momento, bajo la excusa de los altos costos que implicaría llevar adelante la elección, desde el sector más duro de Cambiemos que responde al diputado Mario Negri aseguraron que planean presentar un escrito ante la Junta Electoral para que frene el proceso, o bien autorice un pedido a la mesa nacional de Cambiemos para que lo haga.

Según el portal Política Argentina, desde el oficialismo declararon que "la elección interna costaría unos 20 millones de pesos y se necesitan más días para organizar la logística". En contrapartida, desde el sector que responde a Mestre aseguran que se puede realizarla por menos de $3 millones.

Lo cierto, es que en el Gobierno temen que el aparato radical vuelva a imponerse, alimentando las intenciones de un sector de la UCR que ve débil la imágen del Gobierno de cara a los comicios y quiere romper Cambiemos.

A su vez, versiones cercanas al Gobierno agitan las intenciones de una parte del peronismo para favorecer a Mestre. Por su parte, el precandidato del macrismo en la capital, Luis Juez, habló con medios locales y disparó: "entrar a la interna es como ir al matadero".

Como si fuera poco, Mestre respondió con un contundente spot publicitario:  "Te quieren hacer creer que tu voto no cambia nada. Que es sólo una interna. Que no es necesaria. La realidad es que el cambio comienza desde acá, desde Córdoba. Y desde ahora. Por eso queremos que el que elija la mejor forma de terminar con 20 años de peronismo seas vos", disparó.

Desde Casa Rosada, apuestan a que los problemas de logística y costos hagan imposible la interna y que eso lleve a unificar las fórmulas y que los rivales anuncien que no habrá interna. 

Por otra parte, crece el temor de que Mestre decida romper Cambiemos, para presentarse como candidato a gobernador por la Unión Cívica Radical.