Este martes comenzará el juicio oral contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por supuesta malversación de fondos en la adjudicación de obra pública de Santa Cruz. Se estima que durará más de un año y que tendrá al menos un testigo por semana declarando. En ese sentido, se espera que unos 160 testigos desfilarán por el Tribunal Oral para testificar, entre ellos, personajes realmente polémicos.

Entre ellos se encuentra, por ejemplo, la titular de la Oficina Anticorrupción casualmente denunciada por corrupción, Laura Alonso. Asimismo, llama también la atención que la lista contenga nombres como el del periodista del Grupo Clarín, Daniel Santoro. Quien años atrás denunció a Máximo Kirchner y la ex ministra Nilda Garré de compartir una cuenta offshore con dinero “de la corrupción K”. Se trata de un acérrimo antikirchnerista, que incluso está implicado en la causa de extorsión que tiene al fiscal Stornelli y D'Alessio en el banquillo de los acusados.

Recordemos que Santoro fue desafectado de Animales Sueltos, luego de haberse descubierto esta red ilegal de espionaje y extorsión con el fin de armar causas direccionadas.

Pero no es el único polémico, sino que también tenemos a Paula Oliveto, la íntima de Carrió (otra apuntada en la causa de Stornelli-D'Alessio). Oliveto, junto con Carrió, están al borde de ser llamadas a indagatoria por el juez Ramos Padilla justamente por esta causa. Pero, así y todo, la primera será testigo contra Cristina.

En tercer lugar, llega Leonardo Fariña. El mediático ex esposo de Karina Jelinek, de quien se sospecha que fue parte de un plan para involucrar a la ex presidenta en causas judiciales. Digamos que es citado, pero con otra connotación: probar que las causas contra Cristina fueron armadas y direccionadas desde el poder político y judicial.

Por su parte Cristina presentará a parte de su gabinete de aquel entonces a testificar: Alberto Fernández, Aníbal, Massa, Capitanich, el empresario Carlos Wagner e, incluso, Ángelo Calcaterra, el primo de Macri.